Tipos de personalidad y de criminalidad

Autor:Wael Sarwat Hikal Carreón
Páginas:107-122
Cargo del Autor:Licenciado en Criminología
RESUMEN

1. Conceptos y tipos de personalidad. -1.1. Personalidad social. -1.2. Personalidad desviada. -1.3. Personalidad antisocial. -1.3.1. Menores con conducta antisocial (disocial). -2. Tipos de criminalidad. -2.1. Criminalidad real. -2.2. Criminalidad aparente. -2.3. Criminalidad oculta. -2.4. Criminalidad legal. -2.5. Criminalidad judicial. -2.6. Criminalidad impune. -2.7. Criminalidad global. -2.8. ... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

VII.1. Conceptos y tipos de personalidad

Después de ver varios conceptos de Criminología, se podrá haber notado el énfasis sobre el estudio de las conductas antisociales, este es el objeto principal de análisis, por ello este tema; pero, para saber qué conductas son consideradas como dañinas, hay que conocer antes cuáles son las más aceptadas por la sociedad y consideradas como normales.

Antes de tratar sobre diversos tipos de personalidades, hay que definir un concepto general y operacional de ésta, de manera clara y sencilla es el conjunto de características de conducta que nos diferencian unos de otros. También puede definirse sencillamente como: todo lo que se sabe acerca de una persona o a lo que es único en alguien o lo típico de una persona 290.

Esta se caracteriza por su originalidad, aunque hay tipos, es única e irrepetible, pero no se descarta la similitud con otras, por ello de las inducciones estadísticas elevadas a conocimientos generales. Así mismo, el patrón con el que se repita cierto comportamiento es el que determina la personalidad, por ello importante es la frecuencia con la que se repiten las conductas, una personalidad está integrada por diversos comportamientos.

Lo particular en la labor clínica-criminológica es caracterizar la conducta individual.

VII.1.1. Personalidad social

Es la que se adapta a las normas más comunes de convivencia y desarrollo, no destruye a la sociedad. La mayoría de las conductas son así, las que buscan llevar a cabo relaciones de interacción. Las asociaciones humanas y animales permiten el progreso, el contrariar la evolución y la vinculación con los demás, aísla en algunos casos, en otros destruye.

A esta conducta se le considera normal, aunque los conceptos de qué es normal o anormal, es difícil de definir, ya que éstos están determinadas por la sociedad, la cultura o el grupo, lo normal puede ser considerado así por el dato que más se repite; es decir, la moda. Pero para evitar complicaciones, se definirán ambos conceptos y se dejará al criterio del lector las conductas que considere normales y anormales para evitar encasillamientos de un comportamiento, aunque cabe aclarar que para ello se tiene un respaldo jurídico, psicológico (e incluso religioso) como primer referencia, el Derecho Penal señala las conductas delictivas, la Psicología y Psiquiatría las anormales patológicas y al religión los pecados y las prohibiciones.

Para Richard Kalish la persona normal (o social):

Es la persona que conoce la diferencia entre lo real y lo que no es, que no utiliza mecanismos de defensa en exceso, que es capaz de desempeñarse satisfactoriamente fuera de una institución y cuya conducta cotidiana no está dominada por acciones excesivamente rígidas o dañosas291.

Hay que entender a esos mecanismos de defensa como las conductas que nos alejan de la realidad o de la responsabilidad para aceptar consecuencias.

Para valorar la normalidad de las personas se utilizan varios criterios, aquí se tomaran en cuenta los que considera Simón Brainsky:292 estadístico, normativo, adaptativo y creativo-estético.

a) Estadístico. Debe tener la ventaja de que pueda ser medido, comúnmente el fenómeno que más ocurre es lo que se considera normal, aunque es importante señalar que no todo lo que se repite frecuentemente es normal; por ejemplo, aunque el crimen organizado y todo lo que conlleva (secuestro, robo, narcotráfico, piratería, homicidios) es un fenómeno hoy muy común, no hay que considerarlo normal. Para Durkheim, es normal la persona que reúne las características más frecuentes de su población;

b) Normativo. La sociedad es la que se encarga de darle valor o quitárselo a determinados actos, la normalidad estará basada en lo que establezca la sociedad. Así mismo el delito es algo que la sociedad clasifica y desclasifica con el tiempo, dependiendo de la cultura o de lo que se vea afectado; por ejemplo, el aborto que fue desclasificado como delito (pero solo en algunas regiones, así como el consumo determinado de drogas, entre otros);

c) Adaptativo. Hace referencia a la capacidad del ser humano para equilibrar su mundo interno y externo y armonizar los deseos y necesidades del ser humano en un criterio social; y

d) Creativo-estético. Se refiere a la búsqueda de soluciones nuevas frente a los conflictos, las ansiedades, las relaciones interpersonales. Lo estético se refiere a reconstrucción y recuperación de lo estropeado y/o perdido en el interior del sí mismo; es decir, un problema.

Retomando el criterio estadístico y analizándolo desde el punto normativo, para Altavilla, el sujeto que tiene la capacidad de respetar las normas de la vida y las leyes promulgadas por una sociedad organizada, es normal. La sociedad dice cuáles conductas son buenas o malas, habrá quienes las obedezcan, otros que no.

Brainsky señala que:

De lo anterior expuesto, se deduce que cada uno de los criterios enunciados resultan insuficientes si se toman en forma aislada. Se requiere reunir estos cuatro elementos, manteniendo la expectativa de que las distorsiones de cada criterio se corrijan a través de la aplicación de los otros tres293.

Orellana Wiarco indica:

En términos generales el sujeto normal desde el punto de vista psíquico no llega a delinquir porque su personalidad se encuentra ajustada y no choca con el medio social, en cambio el que padece alguna anormalidad puede llegar a cometer actos de carácter antisocial294.

VII.1.2. Personalidad desviada

Para considerar qué conductas son desviadas, se pueden utilizar los criterios anteriormente señalados, sin embargo, en algunos de los puntos se señalaba que la normalidad es determinada por la sociedad o la cultura. Conducta desviada puede ser la que se aleja de las costumbres de esa mayoría social; por ejemplo, los rockeros, emos, prostitutas (mujeres y hombres) metaleros, darks, cholos, texas, pachucos, lolitas, vestidas (transexuales), homosexuales (dentro de esta subcultura se reproducen nuevamente los rockeros, metaleros, emos, etc., pero con la preferencia a los del mismo sexo), entre otros, dentro de su grupo, ellos son normales, pero la perspectiva desviada viene de quienes no son del mismo tipo; por ejemplo, cómo percibe un emo a un metalero o viceversa, o un dark a un cholo y viceversa.

Lo importante aquí, para el objetivo del libro, es cuando alguna conducta o subcultura se torna antisocial.

VII.1.3. Personalidad antisocial

Orellana Wiarco señala que:

Para determinar el campo de estudio de la Criminología es necesario que profundicemos un poco al respecto. No todos los estudiosos de esta materia; cuya sistematización es muy reciente, están totalmente convencidos de que la Criminología deba ocuparse exclusivamente del estudio de las conductas delictuosas, o sea de aquéllas que realizan los individuos y que quedan perfectamente encuadradas o tipificadas en las descripciones que la Ley Penal contiene; o si, por el contrario, pueda abarcar un campo todavía más extenso, como serían los llamados estados criminógenos, que sin encontrarse tipificados como delitos, constituyen una predisposición, un riesgo, una inclinación más o menos acentuada, que inducen al individuo a delinquir, como son el alcoholismo, la drogadicción, la prostitución, la vagancia, etc.295.

Para profundizar un poco en ese campo de la Criminología es necesario conocer lo siguiente: la personalidad antisocial también ha sido denominada: psicopatía, sociopatía o trastorno antisocial de la personalidad ; en general, es todo comportamiento que va contra el orden social, destruye, como lo señalaba Garófalo, se muestra indiferencia y falta de remordimientos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS