Noelia

Autor:Turid Hagene
Páginas:265-293

Page 265

Noelia nació en 1948, vivía con su esposo y su hija menor en las afueras de un pueblo vecino de San Juan. Construyó una casa propia junto a la de sus padres. Se graduó en corte y confección en Managua y fue invitada al semi-nario de fundación de la cooperativa en 1983, por lo que trabajó en la cooperativa desde sus inicios. Durante los años en que La Esperanza funcionaba como taller de exportación de ropa (1991-1995), fue coordinadora de la cooperativa y la representante que viajó a las ferias en el extranjero, donde contactó nuevos clientes. Después de que dejara el cargo, la cooperativa continuó funcionando bajo la coordinación de Esmeralda, solo para cerrar sus operaciones un año después.

Cuando le pregunté1que es lo que sería importante incluir en su relato de vida, Noelia sugirió que empezáramos por su infancia, y continuó a través de la entrevista estructurando su narrativa en una temporalidad lineal. De las conversaciones que sostuve con ella en otras ocasiones, he incluido aquella parte de su historia que narra la importancia del Frente en su vida, y algunos puntos de esclarecimiento.

En su historia Noelia abundó sobre su propia agencia antes y después de la Revolución, así como sobre su acceso a las redes de patronazgo en los dos periodos. Describió también cómo su carácter in?uyó en sus éxitos y fracasos, tanto en el trabajo como en sus relaciones amorosas. En su narrativa sobre las relaciones de género, asigna gran importancia al amor, a la reciprocidad y al compañerismo, y pone de relieve la presión social que había experimentado para casarse. La historia de Noelia contiene una minuciosa discusión sobre los derechos y obligaciones del esposo y de la esposa en una relación conyugal, incluyendo cuestiones de manutención; lo cual constituye un lazo fundamental acerca de cómo evaluaba su propio trabajo en

Page 266

diferentes momentos. A lo largo de su historia, Noelia contribuyó con material comparativo sobre sus percepciones acerca de las diversas clases de trabajo: trabajo como doméstica, trabajo en una cooperativa, trabajo en la fábrica, y trabajo por contrato (maquilado), así como del proceso de trabajo mismo, su organización, patronazgo y disciplina. Noelia también tocó de manera explícita temas como la presencia de con?ictos y de envidia en la organización cooperativa.

Niñez

N: En mi niñez, nosotros éramos muy pobres, a mi padre no le gustaba que yo estudiara, ni a mi madre, porque decían que eso era un problema. Ellos no estaban interesados en apoyarme a que yo aprendiera a estudiar. Yo sé que yo iba a aprender a leer. Ajá, cuando yo era pequeña empecé a trabajar haciendo petates, eso es trabajo manual. Eso es lo que ellos me enseñaron a hacer cuando tenía ocho años, y yo trabajé en eso hasta que tuve 12 años. Después cuando tenía 12 años, yo cambié para trabajar como doméstica porque me a?igía el estar haciendo petates. Así que decidí empezar a trabajar como doméstica porque entonces entré a la escuela, sólo entonces.

Noelia fue a la escuela primaria, hasta el cuarto año, en Masatepe. Los 40 pesos que ganaba cuidando a dos niños y limpiando la casa, se los daba a su madre.

N: Sí, porque era tan poquito y yo tenía ropa gratis donde trabajaba. Ellos me daban ropa, me daban zapatos, porque antes yo andaba descalza, entonces cuando fui a trabajar me calzaron, me vistieron y me pagaron los 40 córdobas y me daban mi ropa. Me dieron ropa, zapatos y eso, entonces estaba mejorando un poquito, ya no era una descalza, ahora yo era una calzada. Este, y cuando me cambié a Managua, yo estaba trabajando de manera diferente: estaba limpiando una casa, cocinando para dos viejitas y yo hacía la limpieza y cocinaba y después lavaba y planchaba la ropa, pero sólo era poquita, ellas eran solo dos señoras.

Noelia consiguió graduarse en Corte y confección durante los años que trabajó en Managua. Aun cuando ella escogió iniciar su relato de vida por la infancia, esto es lo único que logramos saber sobre ésta. Como veremos posteriormente en su historia, sus padres, particularmente su madre, fueron presentados en un lenguaje muy neutral, si acaso apenas vislumbramos resentimiento. Este cuasisilencio sobre su infancia, que ella había de?nido como el punto de partida de su vida,2 puede ser

Page 267

visto como reforzamiento de esta impresión. Cuando Noelia se fue a trabajar como doméstica y a estudiar a los 12 años, esto fue algo que ella decidió e hizo, y en este proceso mejoró su situación de una niña descalza a una que usaba zapatos. Al hacer varias repeticiones en su narrativa acerca de este mejoramiento, Noelia llevó a cabo una evaluación moral interior para puntualizarlo.

Primer esposo

N: Así es como yo trabajé, este, y entonces conocí al papá de mis hijas, que fue mi primer marido, y tenía 20 años entonces.

En realidad, lo conoció cuando ella tenía 13 años de edad, en Masatepe, pero él había desaparecido, y ella pensó que se había marchado con algotra mujer.

N: Sí, él se enfermó y se perdió [desapareció]. Entonces yo pensé que él estaba con otra mujer, entonces yo lo borré de mi vida y cuando vino a verme de nuevo yo no quise verlo, no quise verlo, no quise verlo, y no quise verlo. No quería saber nada de él, y dije que él estuvo con otra mujer y que él me había engañado, ¿ya?

Aquí Noelia subraya la importancia de la ?delidad mediante el uso de la repetición como una evaluación interna.

T: ¿Qué edad tenías en ese entonces?

N: Tenía 13 años y él estaba estudiando, pero yo no supe que él estaba enfermo porque nosotros sólo estábamos jalando, sólo éramos novios, pero bueno, los años pasaron y yo fui a Managua, a trabajar en Managua, y luego, cuando estaba trabajando en Managua él apareció otra vez, cuando yo tenía 20 años de edad, y que fue cuando él me conquistó nuevamente ya, ya de?nitivamente me conquistó. Yo pensé que él era solo sinceridad y, bueno, pasó lo que pasó, la niña nació, la niña que es la mayor.

Sin embargo, cuando Noelia estaba embarazada de su segunda hija, él se marchó con otra mujer.

T: ¿Qué fue lo que te gustó de él?

N: Bueno, la verdad es que él era muy sencillo, él era un muchacho que estaba estudiando, y a donde yo me movía él me seguía siempre y, entonces, yo pensé que él era algo sincero, que esto iba a durar hasta el ?nal, y por esa razón me dejé engañar por él.

Page 268

Matrimonio

Noelia y su esposo no vivieron juntos, ya que ella todavía estaba trabajando como empleada doméstica. Pero cuando quedó embarazada, se casaron.

N: Mi mamá, mi mamá siempre estaba muy celosa y a ella no le gustaba él... Ella, ella, cómo puedo decirlo, ella lo despreciaba, pues. Quizás esa fue la razón de que él se portara mal conmigo, quizás por causa del trato [maltrato] de mi mamá, porque mi mamá no lo quería ni ver y después él le dijo a su hija, la más chica, él le dijo a ella que quien había sido la culpable de nuestra separación había sido mi mamá porque ella lo trataba muy mal. Y es verdad, porque ella lo trataba muy mal, ella no quería que él viviera conmigo, a pesar de que estábamos casados. Pero nosotros sólo tuvimos una ceremonia civil, y ella quería que nos casáramos por la iglesia, pero él no quiso casarse por la iglesia. Después, él me compró algunas cosas, me compró mi cama, una estufa, utensilios para cocinar, y cuando fue a conseguir un cilindro de gas le robaron una pulsera suya, algunos reales [dinero] que había guardado para que nos casáramos por la iglesia, una pulsera de oro que tenía, un reloj, todo lo que tenía con él se lo robaron y entonces lo dejaron pobre, pues. Entonces, él dijo: “Empecemos a ahorrar para casarnos”, pero mi mamá no quiso eso, ella quería rápido que nos casáramos. Entonces él se separó, pues. Pero él le dijo a la niña, cuando habían pasado los años, él le dijo a la niña, a mi hija: “Tu mamá nunca tuvo la culpa de que nos hayamos separado; quien fue la culpable fue tu abuelita porque ella nos separó, ella no quería, ella no quería verme, ella no quería que yo estuviera ahí, verdad”. Entonces, “Pero yo quise mucho a tu madre”, él dijo, “pero tu abuelita fue la que nos separó, ¿ves?”. Así que ése es el porqué sucedió; pero después yo seguí trabajando como doméstica, yo siempre seguí trabajando para cuidar que mis niñas crecieran, y entonces decidí que mis hijas estudiaran ya cuando ellas eran pequeñas.

Aquí, Noelia indica que, probablemente, su madre fue la culpable de que ella perdiera a su primer esposo; y al hacerlo así, rompió con una fuerte prohibición cultural que va en contra de criticar a la madre. No obstante, esta crítica fue muy indirecta, usando un diálogo construido, poniendo palabras en boca del primer marido, y luego concordando con él. Pero en la misma oración, continuó hablando de cómo ella trabajó para ayudar a sus hijas. Cuando habló de sus hijas, estableció un marcado contraste entre ella misma y su madre, subrayando que ella ayudó a sus hijas a estudiar cuando aún eran pequeñas, mientras que su propia madre nunca se preocupó por eso. Al mismo tiempo que esto tomó la forma de una crítica implícita hacia su madre, también indicó un progreso: sus hijas están mejor de lo que estuvo ella misma. Este progreso, en especial, sucedió por medio de su agencia, lo cual ella proyectó con mucha claridad.

Page 269

Dos hijas

N: Yo las ayudé desde el primer grado, las ayudé con todo, cualquier pequeño ingreso, todo lo que ganaba era para ellas, ya. Mi mamá me ayudó, es verdad, ellos me ayudaron, los dos me ayudaron con mis dos niñas; cuidaban de ellas y yo siempre estaba trabajando [...] Yo tengo a la mayor, que estudió Administración de Empresas, pero como se casó, no continuó, ella no usó lo que había aprendido, y ahora se quedó así...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba