Ley N° 985 Ley para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz

El Presidente de la República de Nicaragua

A sus habitantes, hace saber:

Que,

La Asamblea Nacional de la República de Nicaragua

Ha ordenado lo siguiente:

LA ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE NICARAGUA

En uso de sus facultades,

Ha dictado la siguiente:

LEY N° 985

LEY PARA UNA CULTURA DE DIÁLOGO, RECONCILIACIÓN, SEGURIDAD, TRABAJO Y PAZ

Artículo 1 Objeto

La presente Ley tiene por objeto establecer el marco jurídico general que garantiza una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz. Regula la Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz que ha sido ampliamente discutida en todo el país.

Artículo 2 Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz

La Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz, ampliamente discutida en todo el país es la siguiente:

POLÍTICA DE ESTADO PARA UNA CULTURA DE DIÁLOGO, RECONCILIACIÓN, SEGURIDAD, TRABAJO Y PAZ

  1. Introducción

    La Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz puede definirse como el conjunto de valores, actitudes, tradiciones, cosmovisiones, derechos y deberes comportamientos y estilos de vida que permiten a las personas, familias y comunidades poder alcanzar el desarrollo humano inspirado en valores cristianos, ideales socialistas, prácticas solidarias, democráticas y humanistas, considerando la cultura e identidad de los nicaragüenses (elementos que destaca la Constitución Política de la República de Nicaragua en el artículo 4).

    El desarrollo de esta Política ayuda a eliminar la violencia que se produce en las personas, las familias y en las comunidades. La violencia a través de sus múltiples manifestaciones se produce en las relaciones humanas tanto en el ámbito personal, familiar y comunitario. Tenemos violencia en el hogar, en nuestras casas, en los espacios en donde habitamos, tenemos violencia en los colegios, en los centros de trabajo, en la calle, en el barrio, en las comunidades. Estas manifestaciones de violencia y los métodos violentos para resolver los conflictos pueden cambiarse a través de una Cultura de Paz.

    La Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz es un proceso a través del cual se generan cambios que permiten aprender a convivir de forma armoniosa y respetuosa, a entender el pensar, sentir y actuar de las personas, las familias y las comunidades. Se trata de un proceso complejo que se logra mediante un cambio espiritual, cultural, personal, colectivo y la incorporación y práctica de valores que como nicaragüenses nos permitan tomar conciencia, comprender y entender a las personas en cada una de las etapas de la vida, a las familias y a las comunidades para vivir en sociedad.

    La construcción de una Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz es de carácter cultural y se logra cuando reconocemos la diversidad y la diferencia que tenemos los seres humanos y damos nuestros mejores esfuerzos para solucionar los conflictos de forma armónica, poniendo en común lo que nos une a todas las personas, familias y comunidades. Reconocer nuestras diferencias para encontrar la unidad. Consolidar la Paz se logra cultivando y practicando valores, actitudes y comportamientos que promuevan el amor, la tolerancia, la solidaridad, la cooperación, la inclusión, el respeto a la Madre Tierra, el respeto a la diversidad cultural, religiosa, ideológica y el respeto a los derechos individuales y colectivos con el fin de apreciar y respetar la vida personal y colectiva, la dignidad humana, la libertad, la interculturalidad de los pueblos y la convivencia pacífica entre las y los nicaragüenses.

    La Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz se manifiesta en el lenguaje, en las formas de relacionarnos y tratarnos entre hombres y mujeres, entre las generaciones y entre los pueblos, en las acciones, en los cambios culturales, de mentalidades, actitudes, entre otras formas de comportamiento. La cultura de paz ubica y centra a la persona, a la familia y las comunidades como ejes fundamentales para el desarrollo humano integral de la sociedad nicaragüense.

    En este sentido, la Constitución Política de la República de Nicaragua y la legislación son instrumentos jurídicos que deben cumplirse para garantizar la Política.

    La Política de Estado para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz permite resolver nuestros desencuentros aportando soluciones a la transformación y a la construcción de ambientes saludables, sanos en la familia y la comunidad, mediante estrategias de promoción de valores. La Política fortalece el legado cultural y espiritual en las familias, desde un sistema articulado de promoción de una Cultura de Paz. La Política es una herramienta jurídica que permite eliminar la violencia como método para resolver los conflictos.

    Los fundamentos antes expuestos nos orientan a la necesidad de legislar en esa materia mediante una Ley que garantice la promoción de una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz.

  2. Objetivo General

    Contribuir al fortalecimiento de un Estado Democrático y Social de Derecho, que promueva una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz, en aras de salvaguardar la paz, la estabilidad, el bien común y la convivencia pacífica entre las y los nicaragüenses, fundamentado en el respeto a la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la equidad, la solidaridad, la inclusividad, la interculturalidad, el respeto a la Madre Tierra y los Derechos Humanos, tomando en cuenta el legado Cultural de las Familias nicaragüenses en la creación y fortalecimiento de una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz que permita incidir en la prevención de todas las expresiones de desencuentro entre las Personas, las Familias y las Comunidades.

    Objetivos Específicos

    1. Lomentar la solidaridad como valor que permita establecer una Cultura de colaboración y ayuda mutua para lograr el Bien Común entre todas y todos los nicaragüenses.

    2. Promover, practicar, desarrollar y recrear valores, actitudes, comportamientos y conductas individuales y colectivas con el objeto de salvaguardar la Paz, la Estabilidad, la No Violencia, el Bien Común, la Convivencia Pacífica, el Respeto a la Vida, la Dignidad Humana y el Desarrollo Tísico, Mental, Espiritual, Cultural y Social de las y los nicaragüenses.

    3. Impulsar acciones que permitan desarrollar una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz, entre las Personas, la Familia y la Comunidad en aras de salvaguardar la Paz, la Estabilidad, el Bien Común y la convivencia pacífica entre las y los nicaragüenses.

    4. Lograr la apropiación de la Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz, como una herramienta de Desarrollo Humano, Social, Político, Económico y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba